GUARDIANES DE LOS RÍOS, JÓVENES QUE VAN A TRANSFORMARLO TODO.

Jóvenes americanos exigieron a la ONU la protección de ríos ante el avance de las mega-represas. Desde la Cumbre Social por la Acción Climática en Chile cuentan su experiencia. Por Noel Miranda.

Jóvenes de todo el mundo han tomado la posta frente al cambio climático y organizados exigen a los gobiernos, organismos internacionales y corporaciones que actúen ya ante la crisis ambiental que pone en jaque a la especie humana.  Cientos de años de desarrollo capitalista que -partiendo y promoviendo desigualdad social, económica y de género, el especismo, el derroche de los recursos y la explotación sin límite de los mismos- nos enfrenta hoy al mayor desafío humano de los últimos tiempos, y los jóvenes dicen Basta!

En este escenario, la Argentina no es ajena sino todo lo contrario, las nuevas generaciones de nuestro país se destacan en el terreno internacional en defensa de la tierra. 

“las nuevas generaciones de nuestro país se destacan en el terreno internacional en defensa de la tierra”

Es el caso de Vladimir y Carla -de la provincia de Santa Cruz- que con tan sólo 16 y 17 años forman parte de este movimiento mundial de jóvenes que proponen transformar las matrices y actividades contaminantes en verdaderas fuentes sustentables de desarrollo para sus comunidades. Por ello, el pasado 3 de diciembre expusieron en la Cumbre Social por la Acción Climática que se está desarrollando en Santiago de Chile en representación de la cuenca del río Santa Cruz. Con convicción y sólidos argumentos describieron la situación alarmante que atravesarán las localidades que se proveen de agua pura del río, si se construyen las represas Condor Cliff y La Barrancosa. También señalaron la falta de estudios de impacto ambiental sobre la Cuenca de Hielo Patagónica Sur que incluye al glaciar Perito Moreno. De ser afectado, no sólo contribuirá al calentamiento global sino que pondrá en riesgo la fuente de trabajo a través del turismo de la cual hoy viven los calafateños. Sin olvidar, el desastre ambiental, social y económico que podría provocar la inundación de la región patagónica, especialmente para las localidades ubicadas río abajo. 

“señalaron la falta de estudios de impacto ambiental sobre la Cuenca de Hielo Patagónica Sur”

Por otro lado, hicieron hincapié en la pérdida de la biodiversidad autóctona, la extinción del Macá Tobiano -ave endémica de Santa Cruz- que desaparecerá de construirse las represas. Y mencionaron cómo sepultarán el recurso arqueologico y paleontologico que lleva impregnados en sus restos la historia de la tierra. 

También pusieron el foco en el tardío diálogo que se entabló con las comunidades originarias, incumpliendo con el convenio de la OIT 169 y vulnerando los derechos de las comunidades Mapuche-Tehuelches a conservar los restos sagrados de sus pueblos que supieron convivir en armonía con la tierra y el río durante miles de años. 

Muchas veces se increpa a quienes deciden -por voluntad o desesperación- sumarse  a la causa del “río Santa cruz sin represas”, como opositores obstinados al progreso de la provincia. Sin embargo, cabe preguntarnos qué crecimiento social y económico es posible sin agua. La respuesta es simple pero hay que ser insistentes y repetirlo una y otra vez: sin agua no hay vida. 

Un espacio colectivo de difusión, reflexión y debate.

¡Compartí!

Facebook
Twitter
WhatsApp
Reddit
Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *