Por Laura Borsellino y María Luján Tilli

El 3° encuentro del ciclo “Filosofía en el Conti #2”, realizado en el Centro Cultural de la Memoria Haroldo Conti, centró su reflexión en el vínculo entre animales y humanas/os a cargo de la doctora en Filosofía Mónica Cragnolini.

Dentro de un ciclo de charlas filosóficas, distintos pensadores abordan diferentes temáticas y la del último sábado se plantó como “El desafío de la cuestión animal para el pensar contemporáneo”. Para ser una tarde de sábado invernal, fría y neblinosa, marcada por una derrota futbolística en alguna ciudad remota de Rusia ante el siempre poderoso equipo Francés, la sala “Nicolás Casullo” del Conti está concurrida. “Es estremecedor hablar de este tema en este ámbito, en este lugar” empieza diciendo la expositora. La charla de Cragnolini se tituló “La violencia estructural en el tratamiento de humanos y animales”

La propuesta consistió en reflexionar sobre la cuestión del modo en que tratamos a los animales, y eso se relaciona profundamente con el pasado reciente en que del mismo horrorífico modo, se trató a muchos seres humanos. Hay cinco cuestiones centrales, según Cragnolini, para encarar esta cuestión:

¿EL YO ES EL OTRO?

1 – LA PREGUNTA DE POR QUÉ EN ESTE MOMENTO ES IMPORTANTE LA PROBLEMÁTICA ANIMAL

Principalmente tiene que ver con el desarrollo, recientemente muy acentuado, de la vertiente de pensamiento que se conoce como estudios críticos animales, una escuela de pensamiento interdisciplinario que incluye desde la biología, antropología, filosofía, comunicación, etología, derecho y demás ciencias. Importa recalcar que es central para esa corriente el diálogo que se establece entre estas diversas miradas científicas, lo que ayuda a deconstruir y desnaturalizar ciertos modos de relacionarse entre el humano y el animal no humano, que ciertamente están facilitando algunos cambios importantes en este vínculo.

Anterior al desarrollo de los estudios críticos animales, hay dos momentos importantes en el pensamiento que aportan a éste: el multiculturalismo, de la década del ‘60 en adelante, que contribuyó con el marco teórico para dar cuenta de las demandas de las minorías dentro de sistemas democráticos y así poder pensar la cuestión del “otro”, cómo nos vinculamos con ese “otro” y la problemática fundamental de la alteridad. Y por otro lado, los estudios de género también del ‘60 en adelante (y cobrando fuerza nuevamente en el tiempo presente) que pusieron en primer plano el lugar de la mujer como “otredad”. Ambas corrientes de pensamiento permitieron la transformación de costumbres y derechos.

EL PRÍNCIPE Y EL SIMIO

2 – EL DESARROLLO DE LA ETOLOGÍA

Los años 70s vieron el crecimiento de esta ciencia “del comportamiento”. En 1973 reciben el premio Nobel el etólogo Konrad Lorenz, Nikolaas Tinbergen y Karl Von Frish por sus estudios sobre comportamiento animal. A partir del desarrollo de esta ciencia dejan de pertenecer al ámbito exclusivo del ser humano habilidades tales como el lenguaje y la razón. La moral, la idea de que para vivir en sociedad hace falta respetar convenciones sociales, es el área más discutida, pero los estudios de Mark Beckoff y Franz De Waal dan cuenta de que los animales también entienden de eso.

(Añadamos aquí que ya Kropotkin a fines del siglo XIX daba cuenta de que la moral no era una posesión exclusiva del ser humano, como se puede leer en su escrito “La moral anarquista”:

“La moralidad que se desprende de la observación de todo el conjunto del reino animal, (…), puede resumirse así: Hagamos a los otros lo que quisiéramos que hicieran por nosotros en las misma circunstancias”)

TREBLINKA ETERNAMENTE

3 – VISIBILIZACIÓN DE ACTIVIDADES QUE SIEMPRE ESTUVIERON OCULTAS

Se trata del tipo de vida a la que se somete a los animales destinados a la producción de comida, experimentación, peletería y otras vejaciones. Hoy en día es muy fácil acceder a videos y fotos para asomarse y mirar, quien tenga la frialdad necesaria para hacerlo, a las condiciones de sufrimiento a que se somete a millones y millones de seres vivos destinados a ser cosas consumidas por los seres humanos.

EL ERUCTO DE LA VACA

4 – LA RELEVANCIA DE LAS CUESTIONES AMBIENTALES

Esta cuestión es particularmente prioritaria en América Latina, que sufre del saqueo biótico de las potencias imperiales y donde las mayores reservas de biodiversidad subsisten en territorios habitados y resguardados por las comunidades de pueblos originarios.

En este punto se entrecruzan la salvaguarda de ecosistemas y la protección de especies animales, con la contaminación exacerbada que justamente, es en gran medida causada por la producción a gran escala de animales para consumo, se dice comúnmente que son los eructos y pedos de las vacas que emanan una gran cantidad de gases metano a la atmósfera. La ganadería intensiva también acapara gigantescas porciones de tierra, es la principal causa de deforestación de selvas en América Latina y además, esos animales son alimentados a base de alimento de monocultivo y saturados de antibióticos y otros fármacos con el fin de evitar enfermedades y facilitar la ingesta de nutrientes para acelerar su desarrollo.

HOMO SACER

5 – EL PROBLEMA DE LA BIOPOLÍTICA

Fue Foucault quien nos acercó al problema de la forma en que se piensa la administración de la vida de los humanos en sentido biológico. Es en tanto animales que el Estado tiene injerencia en nuestras vidas.

En conclusión, estas reflexiones sobre el modo en que tratamos a los animales pueden servir para entender también el modo como nos vinculamos con otros seres humanos. La violencia que se ejerce hacia el otro, hacia modos de vida diferentes, está patente cuando miramos esas imágenes de niños migrantes separados de sus padres y enjaulados en Estados Unidos, en los barcos de inmigrantes que huyen de África a Europa, esos seres humanos son mal-tratados del mismo modo en que se trata a millones de animales, sin temor de pasar por ninguna consecuencia.

Según Cragnolini, la cultura se funda en esa violencia estructural, que tiene que ver con la crueldad en tanto goce con el sufrimiento del otro, con la sarcofagia – ingesta de cadáveres – y con la virilidad carnívora, que es el modo privilegiado el humano expresado en lo masculino.

Ante tan estremecedor panorama, la cuestión del animal abre caminos para re-construir vínculos solidarios y de respeto hacia la otredad en su carácter de extrañeza e inasible.

FEMINISMO ANIMALISTA

El feminismo para Cragnolini, fue fundamental ya que fue un logro suyo introducir tanto en el ambiente académico como en la opinión pública la cuestión de la animalidad, especialmente porque se puso en cuestión el lugar del hombre (varón) como medida de la humanidad. Además, fueron las feministas vegetarianas quienes dieron cuenta de la relación entre la ingesta cárnica y la idea de virilidad. Carol Adams y Derrida son dos autores que retomarán estos planteos y los desarrollarán en sus producciones teóricas.

BUEN VIVIR Y NATURALEZAS

En América Latina – Abya Yala son los pueblos originarios quienes sostienen otra lógica vincular hacia el ambiente en el que viven. Y no son pocos los desarrollos teóricos y prácticos que están retomando esos conocimientos ancestrales para retomar otras formas de relación con la Naturaleza.  Derechos de la Naturaleza y ciudadanías ampliadas son algunas de esas formas que desde el derecho y la política están empezando a abrir caminos para cuestionar las formas de dominación modernas del hombre sobre el animal y la Naturaleza.

En síntesis, si eso es posible con un tema tan denso y complejo como este, el punto fuerte del pensamiento de Cragnolini gira en torno de lo extraño, de no sacar al otro/otra (mujeres, inmigrantes, animales no humanos) de su condición diversa, de no asimilarlo, porque en esa asimilación es donde cae el peso de la dominación (patriarcado, humanización de los animales, negación de las características particulares de otras culturas, etc). Es en el reconocimiento y el respeto de esa extrañeza donde es posible fundar una solidaridad sólida y duradera.

HUMANOS COMO ANIMALES EN LAS ILUSTRACIONES DE VIN PANECCASIO

[nivoslider slug=”humanos-como-animales-en-las-ilustraciones-de-vin-paneccasio”]